Elige tu aire acondicionado: tipos, características y consejos

Se acerca el calor y piensas en comprarte un aire acondicionado pero no sabes ni por donde empezar. En este artículo te ofrecemos unos conceptos generales para que empieces bien la búsqueda del aire acondicionado que mejor se acopla a tus necesidades.

¿Sabes que tipo aire acondicionado tienes que elegir? ¿Cuál será el mejor rinde para tu estacia y tiene la mejor relación calidad/precio? Te contamos en qué debes fijarte antes de comprarlo.

Tipos de aire acondicionado

  1. Aire acondicionado portátil
    La principal ventaja de este sistema es su bajo coste y fácil instalación. De hecho, no requiere de ninguna instalación. Es útil para espacios pequeños y no demasiado calurosos. No suelen ser muy potentes, por lo que, si la habitación es muy grande o hace muchísimo calor, no sentirás mucho alivio. En relación calidad-precio, suele ser una opción cara.
  2. Aire acondicionado split
    Esta es la opción más utilizada hoy día para casas, pisos o locales pequeños, ya que para funcionar. Por regla general, con un aire acondicionado split solamente necesitarás una unidad externa y otra interna. Requiere de una instalación que debe ser realizada por un instalador profesional.
  3. Aire acondicionado por conductos
    Este sistema de aire acondicionado es el que solemos ver en sitios grandes como hoteles o centro comerciales. El aire es suministrado por medio de conductos conectados a una unidad exterior. De esta forma, cada habitación que queramos acondicionar deberá contar con un conducto. El coste suele ser más elevado y los aparatos suelen tener potencias acorde con los locales donde se va a instalar.
  4. Aire acondicionado multisplit
    El sistema es el mismo que el del aire acondicionado split pero en este caso permite tener diferentes unidades interiores conectadas todas a una única unidad exterior. Este tipo de aire acondicionado se recomienda para todos aquellos sitios con más de tres habitaciones en donde cada una necesita su propia climatización.

Puedes consultar nuestro artículo sobre los tipos de aire acondicionado donde tratamos el tema con más detalle.

Características a tener en cuenta antes de elegir tu aire acondicionado

  1. Potencia: Uno de los elementos decisivos a la hora de elegir el aire acondicionado. La potendia debe ir acorde con las condiciones de la estancia que se quiere climatizar. No es lo mismo una vivienda orientada al norte que al sur, o una bien aislada de otra que no. Este cálculo deberá ser realizado por un instalador profesional.
  2. Ahorro energético: Además de querer un aire acondicionado que refresque, necesitarás uno que también vele por tu economía y el ahorro energético. Los sistemas de aire acondicionado cuentan con una pegatina de eficiencia energética. Fíjate que lleve un indicativo compuesto por la letra A y un “+”. Un aire acondicionado con A+++, te podrá ayudar a ahorrar hasta un 40% en el consumo de energía.
  3. Nivel de ruido: Otro de los elementos que hay que tener en cuenta es que el aire acondicionado sea silencioso. Muchas veces lo dejaremos encendido por la noche. La mayoría de los sistemas actuales cuentan con modos especiales para la noche y el descanso. Cuando vayas a comprarlo, asegúrate de preguntar sobre los decibelios del aire acondicionado al estar encendido.

Consejos para sacarle mayor provecho a tu aire acondicionado

  1. Aunque la colocación dependerá muchas veces del tipo de aire acondicionado así como del número de aparatos interiores, si quieres que tu aire acondicionado dure mucho tiempo, te aconsejamos instalarlo en un sitio donde no de el sol directamente y donde está lo más cobijado posible de las inclemencias meteorológicas. No obstante, las máquinas actuales están preparadas soportar el exterior sin problemas. Puedes consultar nuestro artículo con consejos sobre dónde colocar el aire acondicionado.
  2. Evita poner el aire acondicionado por la noche. Te recomendamos que lo enciendas un par de horas antes de meterte a la cama y lo apagues.
  3. Nunca pongas el aire acondicionado a menos de 20 grados. La diferencia entre la temperatura de la calle y de tu casa no debe superar los 12 grados. Cuantos menos grados pongas el aire acondicionado, más energía consumirá el sistema para llegar a esa temperatura. Cada grado de diferencia aumentará el consumo de electricidad un 8%.
  4. Utiliza el modo ECO. La mayoría de los sistemas de aire acondicionado cuentan con esta opción y el aire acondicionado puede reducir su consumo en un 30%.
  5. Manten el sistema limpio. Es inevitable que con el paso del tiempo y el uso, el aire acondicionado no se deteriore y no se ensucie, así que dependerá de ti mantenerlo limpio. Sobre todo, es muy importante realizar una limpieza periódica de los filtros de la unidad interior.
  6. Utiliza la programación y haz un buen uso de tu aire acondicionado. Si no estás en casa, no lo dejes encendido (por seguridad y por el consumo) o prográmalo de forma que se apague o arranque cuando desees.
  7. Un buen aislamiento en tu vivienda ayudará a mantener la temperatura y reducir el consumo. Recuerda ventilar tu casa sin aire acondicionado, y por el contrario, cuando lo enciendas, recuerda cerrar todas las ventanas y puerta para hacer un buen uso de la energía.

Ofrecido por: Santander Consumer Finance