115 aniversario de Carrier

Hace 115 años, Willis Carrier instaló la primera aplicación real de refrigeración que permitía aprovechar de una forma práctica y controlada el intercambio de calor del ciclo frigorífico. Fue el 17 de Julio de 1902, mediante un proyecto destinado a resolver un problema de producción por falta de control ambiental en la compañía de litografía e impresión Sackett & Wilhelms de Brooklyn, Nueva York.

Desde entonces, el camino recorrido ha sido intenso. Un camino en el que hemos pasado de hablar sólo de producto a diseñar soluciones responsables. De evaluar la eficiencia aislada de un equipo, a implementar soluciones que consideran el impacto medioambiental y social de su resultado. De simular el comportamiento de una tecnología bajo un determinado software, a certificar no solo que los resultados esperados se cumplen, sino también a entender que estos resultados son consecuencia de la interacción de múltiples conceptos, empezando por el diseño de la envolvente.

Soluciones responsables para un urbanismo sostenible, esta es la idea clave para diseñar el futuro de la climatización. Bajo este escenario, Carrier España ha recorrido diversas capitales de España y Portugal durante los meses de mayo y junio, con un ciclo de jornadas bajo el lema “Diseñando el Futuro de la Climatización”. Sevilla, Málaga, Valencia, Alicante, Murcia, Madrid, Lisboa, Oporto, Bilbao, Pamplona y Palma de Mallorca han permitido recorrer los primeros metros de este futuro.

Diseñando el futuro de la climatización

Como protagonistas, las nuevas propuestas en soluciones responsables de Carrier, analizadas tanto bajo el enfoque técnico tradicional como bajo un nuevo enfoque de impacto medio-ambiental y de impacto sobre las personas y la sociedad.

La presentación de un estudio de la Universidad de Harvard, que mide y evalúa la mejora detectada en las funciones cognitivas de los ocupantes de aquellos edificios que han sido diseñados al amparo de la certificación LEED, sirvió de hilo conductor a un evento evento que entiende la eficiencia como un conjunto armonizado de personas, tecnología y medioambiente y que se ha desarrollado en entornos únicos, combinando lo mejor de la técnica con el conocimiento en vivo de nuestro medio y de la capacidad humana para crear.