En Murcia se prohibirá colocar los aparatos de aire acondicionado junto a las ventanas

A partir del verano los aparatos de aire acondicionado que se instalen no podrán colocarse junto a ventanas y balcones en edificios de nueva construcción. Así, los nuevos inmuebles reservarán un espacio especial en la azotea del edificio para instalar las máquinas de aire acondicionado o bien se prepararán unos huecos en las fachadas camuflados para poder colocar la máquina del aire sin romper la estética del edificio, como ocurre en la actualidad. Según la concejala de Medio Ambiente, Pilar Megía, no se va a prohibir que los vecinos de Murcia instalen aires acondicionados en sus viviendas, pero se procurará que no se vean en las fachadas y que no molesten a otros vecinos. La junta de gobierno aprobó ayer el proyecto de una nueva ordenanza de protección de la atmósfera, que recibirá el visto bueno inicial en una comisión informativa que se reunirá a finales de este mes. La nueva normativa evitará las denuncias de personas que se quejan del ruido y el calor que produce el aire acondicionado del vecino que vive al lado. Así, estos vecinos no se verán obligados a retirar el aparato pero sí tendrán que desplazarlo unos centímetros para evitar que moleste al vecino. Megía indica que la separación entre un balcón o una ventana y un aparato de aire acondicionado debe ser de dos metros. Además, los aparatos tendrán un sistema especial de recogida de agua para que el agua de la condensación no caiga a la calle, como ocurre en la actualidad. Esta ordenanza estará dos meses en exposición pública para que los ciudadanos que lo deseen presenten alegaciones y se aprobará definitivamente y entrará en vigor antes del verano. Además, para evitar la contaminación por legionela, la nueva ordenanza regulará la instalación de sistemas de refrigeración en edificios de usos colectivos o industriales del municipio, donde se deberán instalar sistemas de refrigeración con circuitos cerrados o cualquier otra tecnología que no emita aerosoles. Las empresas que tengan sistemas de refrigeración por circuito abierto tendrán un plazo de cinco años para cambiarlos por otros. Esta nueva normativa permitirá también que el Ayuntamiento restringa el paso de vehículos por zonas que registren un alto grado de contaminación atmosférica. Además, obligará a las empresas con más de 20 automóviles diesel a revisar frecuentemente las emisiones de los vehículos. Esta nueva normativa sustituirá a la anterior, del año 1992, que está anticuada. Fuente: La Opinión de Murcia