Aerotermia y aire acondicionado: 7 cosas que deberías saber

Cuando llega el calor, el aire acondicionado resulta imprescindible, pero el consumo eléctrico hace que muchos se lo piensen antes de encender los equipos. La aerotermia es una solución mucho más eficiente que los aparatos convencionales. ¿Tienes dudas? Vamos a intentar resolverlas.

Máquinas de aire acondicionado Mitsubishi Electric

1. El corazón del sistema: la bomba de calor

La aerotermia se basa en los principios de la termodinámica, aprovecha la energía del aire, en este caso, para producir frío. Ese intercambio es posible gracias a una bomba de calor reversible de sistema aire-agua.

La diferencia con los sistemas aire-aire de los equipos de climatización convencionales es que la temperatura se transmite a un circuito de agua.

2. Diferentes formas de refrigerar

La aerotermia permite mucho más que un aparato de aire acondicionado tradicional. El hecho de que el intercambio térmico se realice a un circuito con líquido permite emplear dos sistemas de refrigeración:

  • Fan coils: son similares a los emisores de los equipos de aire acondicionado convencionales. A estas unidades llega el agua fría, un ventilador fuerza a que pase el aire entre ellos y se expulse, ya refrigerado, a la estancia.
  • Suelo radiante: se asocia con calefacción, pero la aerotermia también permite que se emplee para refrigeración, con todas las ventajas que conlleva tanto en el aspecto estético como en confort térmico.

3. Máxima eficiencia

Una de las mayores ventajas de la aerotermia es elevado nivel de eficiencia energética. Puede variar ligeramente de unos equipos a otros, pero, de media, se calcula que por cada kWh de energía eléctrica que consumen para poder funcionar, generan alrededor de 4 kWh de energía calorífica.

4. Facturas reducidas

Si aplicamos ese gran rendimiento a lo que supone el gasto en climatización, significa, ni más ni menos, que este se reduce hasta en un 75 %. Ese es el porcentaje de energía que se obtiene de un recurso inagotable y gratuito como es el aire.

Gracias a ello, no es necesario renunciar a poner en marcha los equipos cuando el calor más aprieta. La factura eléctrica casi ni lo notará.

5. Retorno de la inversión

Instalar un equipo de aerotermia requiere de una inversión elevada, pero el cálculo es que se puede amortizar en unos ocho años. No hay que olvidar que son tres sistemas en uno: calefacción, ACS y aire acondicionado.

6. Un sistema sostenible

En un momento de gran preocupación por la conservación del planeta, la aerotermia es un sistema de climatización sostenible, gracias a ese consumo mínimo de electricidad. Además, es limpio y respetuoso con el medio ambiente ene l sentido de que no emite gases.

7. Ambiente más saludable

Uno de los mayores problemas de los sistemas de aire acondicionado es que es esencial colocar bien las unidades interiores para que el flujo de aire se reparta bien por toda la estancia y para que no resulte molesto.

Con suelo radiante mediante aerotermia eso no ocurre, la superficie de emisión es mayor, por lo que el frío se reparte de manera homogénea y si corrientes de aire.

Optar por la aerotermia para aire acondicionado, por tanto, es una buena decisión, a pesar de esa inversión inicial. Es eficiente, limpia y apenas necesita mantenimiento. No se puede pedir más.

Ofrecido por habitissimo