Aire acondicionado portátil: sí o no

Son quizá menos demandados que los sistemas de aire acondicionado mediante splits. Sin embargo, lo cierto es que los aparatos portátiles pueden sacarnos de más de un apuro y evitarnos muchos sofocos relacionados no solo con las temperaturas, también con nuestra economía.

Aire acondicionado portátil: sí o no

¿Pero merecen realmente la pena? Como en tantas otras cuestiones relacionadas con nuestros hogares, todo depende. Por eso, antes de decidirse conviene analizar detenidamente tanto las necesidades y el uso que se va a hacer del equipo como el presupuesto del que se dispone.

Cuándo optar por estos aparatos

Una de las mayores ventajas es que no necesita instalación, basta con colocarlo cerca de una ventana, enchufarlo y poner el adaptador para el tubo de salida del aire caliente. No tener que hacer obra, por pequeña que sea, ya supone un ahorro importante que se suma al precio tan atractivo de muchos de estos equipos.

También hay que tener en cuenta que es la única alternativa cuando por cualquier motivo no se puede instalar otro tipo de aparato de climatización, por ejemplo, si las ordenanzas municipales o las normas de la comunidad impiden instalar unidades exteriores en fachada. Y, además, es la solución perfecta para segundas residencias que solo se ocupan unos días en verano o cuando se trata de pisos de alquiler en los que el propietario no permite realizar obras.

Aún queda un motivo para pensar en el aire acondicionado portátil como una buena elección: con un solo aparato podemos refrigerar las estancias en las que nos encontremos. Podemos llevarlo sin mayores problemas del salón a la habitación o incluso a la cocina mientras estamos preparando la comida. Si no paramos mucho en casa, es una buena alternativa a tener que instalar varios aparatos de pared.

Y a todo ello hay que sumar que algunos de estos equipos son multifunción y pueden actuar como purificadores del aire o deshumidificadores, por lo que se les puede sacar mayor partido.

Parte trasera de un aire acondicionado portátil donde puede verse el filtro

Los inconvenientes

Por supuesto, el aire acondicionado portátil también puede ser una elección no tan acertada en determinadas circunstancias. Es cierto que en los últimos años se han mejorado mucho, pero el ruido que producen puede resultar molesto para personas con oídos más sensibles, sobre todo a la hora de descansar.

También han mejorado en lo que a eficiencia energética se refiere, pero su consumo es elevado si se usan en habitaciones grandes y es más alto que el de otros equipos. Si se van a usar con frecuencia, puede ser más interesante optar por otro tipo de aparatos, la inversión inicial será más elevada, pero a la larga se compensará.

Y, junto a ello, hay que valorar que son voluminosos, ocupan espacio y en muchas ocasiones no dejan de ser un elemento perturbador de la decoración de la estancia. Además, obligatoriamente tienen que estar cerca de una ventana, lo que en ocasiones es un inconveniente importante.

Por lo tanto, los equipos de aire acondicionado portátiles pueden ser una muy buena opción en determinadas circunstancias, pero no tanto en otras. ¿Merecen la pena? No hay una verdad absoluta, lo mejor es que valores cada uno de estos puntos al detalle antes de decidirte.

Fuente: habitissimo