Ahorro eléctrico usando refrigeración por hielo

Algunas torres y edificios de oficinas en Nueva York han logrado mantenerse frescos sin utilizar los equipos de aire acondicionado en su potencia máxima – usando un sistema económico que se basa en cubos de hielo para bombear aire frío en los edificios. Esto deberá solucionar problemas tan recientes como la sobrecarga de las redes de suministro de electricidad de la ciudad.

Según Associated Press, estos sistemas permiten que las empresas ahorren dinero y reduzcan la tensión en la red de suministro de electricidad de Nueva York, donde se consume más energía en los días calientes de verano que en Chile. También permite disminuir los niveles de contaminación atmosférica. El sistema de refrigeración por hielo usado en las oficinas de Credit Suisse, ubicadas en la histórica torre Metropolitan Life en Manhattan, suministrado por Trane y CALMAC, equivale a la retirada de 223 coches de las calles o a la plantación de 1,9 millones de acres de árboles para absorber el dióxido de carbono producido por el consumo eléctrico de un año. Estos niveles de reducción de la contaminación son valiosos en una ciudad en la que la mayoría de las emisiones son provocadas por el funcionamiento de los edificios. Los funcionarios públicos declaran que existen al menos 3.000 sistemas de refrigeración por hielo en el mundo entero.

"Merece la pena hacerlo en Nueva York", dijo William Beck, el jefe de los sistemas de ingeniería indispensables a Credit Suisse. "Es posible encontrar formas innovadoras de ser eficiente energéticamente y sostenible medioambientalmente." Puesto que es necesaria electricidad para fabricar hielo, el agua es congelada en grandes contenedores de plata durante la noche, cuando la demanda de energía es menor. El aire frío producido por los cubos de hielo es suministrado por tuberías a todo el edificio más o menos como un sistema de aire acondicionado tradicional. Durante la noche el agua es enfriada otra vez y el ciclo se repite. El almacenamiento de hielo puede ser usado como el único sistema de refrigeración o puede ser combinado con los sistemas tradicionales para ayudar a disminuir la demanda de energía durante los períodos de mayor consumo. Credit Suisse planea instalar más sistemas similares en sus oficinas en el mundo entero, pero todavía no ha tomado una decisión.