Barcelona inaugura una nueva central para su red de frío y calor

Barcelona cuenta con la nueva central de producción energética Tánger, perteneciente a la red urbana de calor y frío de Districlima. Una solución diseñada para dar una respuesta inteligente a las necesidades de climatización de la ciudad de forma eficiente energética, económica y medioambientalmente.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias; el administrador-director general de GDF SUEZ Energy Services, Jérôme Tolot, y el presidente de Districlima, Josep Vila, han inaugurado esta nueva central, ubicada en la confluencia de las calles Tánger y Roc Boronat, en pleno corazón del Distrito Tecnológico 22@.

La planta Tánger, que ha supuesto una inversión de 15 millones de euros, es la segunda de las centrales de alta eficiencia energética de la red urbana de distribución de calor y frío para su utilización en calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, realizada y explotada por Districlima. La primera de ellas fue la central Forum, en servicio desde 2004, que permite la producción de calor y frío aprovechando el vapor generado en la combustión de residuos sólidos urbanos de la planta incineradora de Tersa y que utiliza el agua de mar para refrigerar sus equipos de producción.

La central Tánger está concebida para cubrir las puntas de demanda de la red y eliminar así el riesgo que supone la dependencia de un único punto de suministro. La central dispone de un avanzado sistema de acumulación de hielo, permitiendo la producción eficiente de energía en los periodos de baja demanda y su almacenamiento hasta que, en periodos de mayor demanda, sea necesaria su distribución. De este modo se consolida el crecimiento la red Districlima, maximizando su fiabilidad y eficiencia.

Barcelona inaugura una nueva central para su red de frío y calor

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, durante la inauguración de la nueva central de producción energética Tánger.

Además de la garantía de seguridad y continuidad del suministro de energía, una red urbana de distribución de calor y frío como Districlima ofrece otros beneficios para sus usuarios y la sociedad en general, como una energía a precio competitivo; mayor espacio disponible y mejor calificación energética de los edificios o la reducción del coste de mantenimiento y explotación de las instalaciones dentro de los mismos. En el plano medioambiental cabe destacar la importante disminución de emisiones de dióxido de carbono. En 2011, Districlima evitó la emisión de más de 10.900 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que equivalea la plantación de 548.000 árboles (casi 4 veces los existentes en la ciudad de Barcelona).