ClimateWell analiza la integración de la geotermia con la tecnología Frío Solar

ClimateWell, empresa especializada en climatización bajo la tecnología de frío solar a través de energía solar térmica, se encuentra en la fase de investigación y desarrollo de nuevos sistemas de disipación para sus equipos de absorción de triple estado de un proyecto de gran envergadura tutelado por Invest in Spain. Con este objetivo, la compañía ha puesto en marcha en su demo show-house de Madrid la implantación de dos sondas geotérmicas.

ClimateWell, siguiendo el objetivo de este estudio denominado ‘Proyecto de Investigación para la mejora de los sistemas de Climatización con máquinas de absorción de triple estado’, ha decido proponer y probar varias formas de disipación para su sistema de climatización con tecnología frío solar, como son sondas geotérmicas, torres de refrigeración de última generación y aerotermos de alto rendimiento.

La compañía siempre analiza la posibilidad de recuperar el calor de disipación a través del precalentamiento de ACS o la climatización de piscinas, pero a veces esto no es posible y es preciso buscar medidas alternativas, como es el caso de las torres de refrigeración, los sistemas de disipación secos o las sondas geotérmicas que, “técnicamente son una muy buena opción para mejorar el rendimiento de los diferentes sistemas que hay en el mercado por lo que queda justificada sobradamente su inversión”, tal y como manifiesta Pedro Luis Rodríguez, director general de ClimateWell en España.

Según Rodríguez, “el gran reto de esta apuesta es integrar la tecnología renovable con los sistemas de climatización convencionales”. Y añade: “A lo largo de los últimos años, el empuje de la construcción hizo que se ejecutasen los proyectos pensando tan sólo en el coste de inversión y no en el coste de explotación. La situación actual nos empuja a pensar cuáles son los mejores sistemas desde el punto de vista de la propiedad, donde sus costes energéticos sean lo mínimo posible para que no se incrementen con el tiempo”.

La compañía emprendió la pasada semana, de la mano de Girod Geotermia, las obras de construcción de dos sondas geotérmicas, con el objetivo de analizar y medir energéticamente todas las opciones de disipación posibles, y está previsto que en 2 ó 3 semanas incluso esté monitorizado. Para ello, están instalando unas sondas a unos 150 metros que medirán constantemente el comportamiento real de la instalación y cómo se transfiere el calor al terreno, con el fin de poder conceptualizar la información y generar una guía de diseño de la instalación.