Estudio sobre la corrosión prematura en los aparatos de aire acondicionado

La degradación del cobre que suele darse antes de la instalación de los aparatos de refrigeración o en sus primeros meses de funcionamiento causa el 10 por ciento de los fallos que se producen en los tubos realizados con este material, explican los expertos. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) informó hoy de este proyecto que ha sido galardonado con el premio de la Asociación Internacional de Cobre (Premio ICA, por sus siglas en inglés), en su última edición, como mejor iniciativa del año en nuevas aplicaciones del cobre. A los investigadores, que pertenecen al Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas del CSIC, en Madrid, los dirige el químico José María Bastidas, quien ha explicado que su estudio se centra en los factores que inciden en la corrosión 'por nido de hormigas'. Este tipo de corrosión se denomina así porque se manifiesta como picaduras que se ramifican y unen en túneles estrechos, mostrando una apariencia similar a la de un hormiguero. El objetivo inmediato de la investigación es conocer el origen de la corrosión por 'nido de hormigas' para lograr pautas que remedien sus efectos y, de esta forma, fomentar la utilización del cobre en estos sistemas. Para ello, el equipo del CSIC someterá cobre desoxidado con fósforo a varias temperaturas, así como a la presencia simultánea de humedad y de aceite sintético evaporativo. A continuación, se simularán las distintas etapas por las que pasan los tubos de cobre durante la fabricación de aparatos de aire acondicionado. Según Bastidas, esto incluye inhibidores de corrosión o sustancias químicas que, añadidas al medio acuoso, producen un retraso de la degeneración del metal. Todo ello servirá para comprobar si se pueden paliar los efectos de los tratamientos químicos de limpieza y desengrase a los que se somete a estos tubos. Fuente: Terra