La Comisión Europea demanda a Alemania por permitir a Mercedes Benz usar refrigerantes no autorizados

La Comisión Europea decidió el pasado llevar a Alemania ante el Tribunal de Justicia de la UE (TUE) por no aplicar correctamente la directiva sobre sistemas de aire acondicionado en vehículos de motor, que ordena la retirada del uso de ciertos gases fluorados de efecto invernadero y prescribe el uso de otros menos contaminantes.

En concreto, el Ejecutivo comunitario acusa a Berlín de infringir la normativa al permitir que el fabricante Daimler ponga en el mercado europeo vehículos cuyos sistemas de aire acondicionado no cumplen con esta directiva y por no haber tomado medidas al respecto.

La Comisión ha recordado en un comunicado que son las autoridades nacionales quienes tienen obligación de certificar que un vehículo cumple con los criterios comunitarios de seguridad, medio ambiente y producción, incluidos los sistemas móviles de aires acondicionados, antes de autorizarlos.

El fabricante alemán presentó sus preocupaciones acerca de la seguridad de los refrigerantes recomendados por la legislación, que sin embargo no fueron compartidas por otras compañías y rechazadas tanto por la Autoridad Federal del Transporte de Motor alemana como por el Centro Común para la Investigación (JRC) de la Comisión Europea, que analizaron sus posibles riesgos en 2014.

El Ejecutivo comunitario ha asegurado que a pesar de los contactos mantenidos con las autoridades alemanas, Berlín no ha dado pasos necesarios contra la aprobación de estos vehículos y no ha tomado acciones apropiadas de remedio con respecto a Daimler.

Con la decisión de llevar a Alemania ante el Tribunal de Justicia, Bruselas pretende asegurar el cumplimiento de los objetivos de la legislación comunitaria y que ésta es aplicada de forma uniforme en toda la UE, así como las condiciones justas de competencia para todos los operadores económicos.