Los clientes se anticipan y se dispara la venta de climatizadores durante el invierno

Un invierno cálido, las previsiones de un verano asfixiante y el alud de noticias en torno al cambio climático están haciendo mella en la población. Y el sector del aire acondicionado es uno de los primeros que lo han notado, sobre todo los que trabajan al detalle de cara a abastecer el mercado doméstico.

Las principales tiendas de Barcelona de estas características han comenzado a experimentar crecimientos de ventas importantes en meses que apenas unos años atrás eran prácticamente nulos. Continúan siendo ventas modestas, pero en algunos casos duplican o casi triplican las del año pasado en meses como enero o febrero.

Es una tendencia significativa que denota una cierta desestacionalización de este tipo de ventas, aseguran muchos vendedores que a pie de mostrador ven como los clientes se apresuran a asegurarse frío para el verano. Y lo hacen antes de que se pueda producir la misma situación que en el verano del 2003, cuando la ola de calor dejó sin existencias tiendas y fábricas y con una cola de compradores desatendidos que duró hasta bien entrado el invierno. El recuerdo de ese verano también se dejó notar en las ventas del 2004.

La firma Milar, que agrupa en Catalunya 62 tiendas de electrodomésticos, ha registrado sólo en los primeros quince días de febrero más del doble de ventas de aparatos de aire acondicionado que el año anterior por las mismas fechas. Concretamente vendió en el 2006 un total de 140 aparatos. Las cuentas de este año indican que se han colocado 300 hasta los primeros quince días del mes. "Son cifras muy bajas pero denotan una cierta anticipación del cliente, de gente que se da cuenta de que en verano no hay capacidad para atender las peticiones y prefiere adelantarse", reconoce Eduard Deuloceu, director general de Milar en Catalunya. También El Corte Inglés habla del doble de ventas a estas alturas. "En una semana he vendido siete aparatos. Algo impensable hace apenas unos años, cuando en febrero no se vendía nada de nada", cuenta una de las vendedoras de la tienda que la firma Miró tiene en Travessera de Gràcia, otra de las empresas que han notado el auge.

Gabriel Cazorla, técnico comercial de la empresa Gama de Barcelona, es uno de los miembros del sector de la instalación con tienda propia que reconocen ir "a tope" este invierno.

Lleva trabajando en el ramo 20 años y sabe de lo que habla. "El año pasado por estas fechas habíamos vendido unas 50 máquinas. Ahora estamos alrededor de las 70 o 75. Para nosotros es claramente un aumento significativo, que se situará en torno al 30% de incremento. Y el principal argumento es el que te dan los propios clientes, quienes comentan que se preparan para el cambio climático", explica.

Pero la apreciación no es igual para todos. Otras empresas instaladoras, como Belclima, Climasa o Cool System, son de una opinión totalmente contraria y aseguran que las ventas son iguales que en otros años, si no más bajas.

Eurofred, una de las principales suministradoras de aparatos de aire acondicionado en Catalunya, sitúa el crecimiento de ventas entre el 30% y el 40%, aunque para ellos no es significativo ni sintomático. "Hablamos de un volumen de ventas tan bajo que superarlo no es difícil", argumenta uno de los responsables del departamento comercial de la empresa, Ricard Rivas. De hecho, las ventas de aparatos en los meses de invierno apenas representan el 3% del global anual, pero cualquier incremento muchos lo sitúan dentro de un proceso de desestacionalización de este tipo de ventas, que hace apenas unos años se encuadraban únicamente en verano.

El incremento no ha trascendido todavía a la Asociación de Fabricantes Españoles de Climatización (AFEC). La mayoría de las tiendas trabaja todavía con stocks de aparatos del año anterior y no se han realizado nuevas demandas. "Nadie nos ha dicho nada todavía al respecto pero este verano puede pasar algo similar al del 2003", reconoce uno de los responsables de la AFEC, José María Ortiz.

Para la AFEC, Catalunya, Valencia y Andalucía son las comunidades autónomas que marcan el ritmo de ventas a nivel nacional. Las tres, junto con Madrid, copan el 80% de los aires acondicionados que se instalan en España. Un sector que el año pasado exclusivamente en maquinarias domésticas movió 680 millones de euros de facturación, un 18% menos que en el 2005 (ese año las ventas ascendieron a nivel global a 818 millones de euros). El monto total de las operaciones del sector, incluyendo las instalaciones industriales y residenciales, ascendió a 1.388 millones de euros. Precisamente por eso muchos consideran que estos pequeños aumentos pueden ser también atribuibles a un indicio de recuperación de ventas en el sector. "Es cierto que los cambios de clima y la posibilidad de un verano caluroso son comentarios asiduos entre los clientes que pasan por la tienda. Pero eso no se ha traducido en ventas concretas", asegura Ignasi Moreres, director del departamento comercial de Iberclima, una de las múltiples pequeñas empresas que pueblan el sector de instaladores de aire acondicionado con tienda propia.

Fuente: La Vanguardia