Los hosteleros se quejan por la nueva Ley de Economía Sostenible

Es una de esas leyes polémicas que harán mucho ruido. La decisión del gobierno de regular la calefacción y el aire acondicionado de los establecimientos públicos como bares, tiendas, cines o peluquerías.

Apenas veinticuatro horas después de conocer el decreto del gobierno, los comerciantes no tienen muy clara la nueva normativa. Pero si una mala impresión de las consecuencias inmediatas para sus pequeños negocios.

Mantener la temperatura a un máximo de 21 grados en invierno y un mínimo de veintiséis en el verano obligará en muchos casos a instalar nuevos equipos y más modernos.

Equipos que aseguren además el control de la humedad ambiente que tendrá que oscilar entre el treinta y el setenta por ciento. Además esta normativa exigirá nuevas inversiones cuando en muchos no se han recuperado de la realizada con la ley antitabaco.

Lo más sorprendente para muchos comerciantes es la obligatoriedad de poner puertas que se cierren automáticamente para evitar cambios de temperaturas.

Mantener temperaturas medias se complica cuando se trata de establecimientos que tienen productos perecederos o congelados o establecimientos específicos como las pastelerías.

Fuente: Antena 3 Noticias