Se incrementa el compromiso de instaladores y propietarios de torres de refrigeración con el mantenimiento de los equipos

AEFYT observa una mayor aceptación social y anima a seguir trabajando en esta línea. El Real Decreto 865/2003 es la norma de referencia para los protocolos que garantizan la seguridad y rendimiento de los equipos.

El Grupo de Fabricantes de Equipos de Enfriamiento Evaporativo de AEFYT, Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías, ha analizado el compromiso de los instaladores y propietarios de estas instalaciones con el control, inspección y mantenimiento de los mismos. La conclusión es que la mayor concienciación en cuanto a la necesidad de realizar un correcto mantenimiento ha influido notablemente en la aceptación social en torno a estos equipos. La Asociación representativa del frío en España anima a seguir trabajando en esta línea.

El sector de la refrigeración evaporativa ha hecho un considerable esfuerzo a lo largo de los últimos años para garantizar la seguridad y eficiencia de una tecnología que desempeña un papel fundamental en la industria moderna y ofrece importantes ventajas relacionadas con el ahorro energético, el respeto medioambiental y la relación entre inversión y rendimiento. Instaladores y fabricantes han realizado, además, un gran esfuerzo por concienciar de la importancia del mantenimiento a los titulares de los equipos. El hecho de que en los dos últimos años no se haya registrado ningún brote asociado a los equipos de enfriamiento evaporativo es una buena muestra de ello.

Desde el Grupo se recuerda que el cumplimiento del Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, es suficiente a la hora de garantizar el control bacteriológico y el correcto funcionamiento de los equipos. Esta normativa es de sencillo cumplimiento y permite a los propietarios de las instalaciones, que son los últimos responsables ante posibles brotes de legionela, estar tranquilos para garantizar el correcto y seguro funcionamiento de los equipos.

Manuel Lamúa, gerente de AEFYT, considera que “fabricantes, instaladores y titulares de equipos de enfriamiento evaporativo han realizado un importante esfuerzo en los últimos años por favorecer la seguridad de esta tecnología tan beneficiosa desde el punto de vista ambiental y económico. Aun así, no podemos bajar la guardia y tenemos que seguir trabajando en esta línea. Ahora hay que incidir en el resto de instalaciones de riesgo – nebulizadores, fuentes, spas, instalaciones de agua caliente sanitaria- y realizar un exhaustivo control de la red de suministro de agua”.

Más allá de la climatización doméstica, incluyendo centros comerciales y grandes edificios de oficinas, la refrigeración evaporativa se utiliza en casi todas las aplicaciones industriales en las que se necesita frío: industrias petroquímicas y farmacéuticas, alimentaria, automovilística, producción de acero, fabricación de componentes de electrónica y semiconductores, centrales eléctricas, plantas de cogeneración, refrigeración industrial y de maquinaria. Sin estos equipos, muchos de los procesos de estas instalaciones no podrían realizarse o lo harían a un rendimiento muy inferior.

Artículo relacionado: Los 10 consejos para el mantenimiento de torres de refrigeración