Un instalador de aire acondicionado exige 300.000 euros por un accidente

Un trabajador, montador de aire acondicionado, que sufrió un accidente laboral en agosto de 2002, reclama a la empresa para la que trabajaba y a la aseguradora un total de 300.000 euros por los daños que sufrió en el siniestro y que le han dejado diversas secuelas, las cuales han desembocado en una incapacidad laboral en grado total. Así, la representación legal del empleado, dirigida por el letrado Manuel Temboury, ha presentado una demanda reclamando dicha indemnización, al renunciar, previamente, a la acción civil incluida en el procedimiento que se inició tras la denuncia presentada en 2003 por estos hechos. El accidente sucedió cuando el hombre se encontraba retirando los conductos de aire acondicionado del techo de un centro comercial de la capital, para lo que estaba subido en una plataforma formada por dos módulos de andamios metálicos, desde donde cayó unos cuatro metros. En la demanda se precisa que «no existía material de medidas de seguridad», como cinturones o arneses; ni tampoco se había formado «convenientemente» al trabajador en las medidas se seguridad colectivas. Así, se considera que el siniestro tuvo lugar, en primer lugar, «por la falta de vigilancia y dirección empresarial en el procedimiento de trabajo». No obstante, añade que también influyó el hecho de que el andamio carecía de las protecciones colectivas adecuadas. Estos extremos, según el documento, fueron reconocidos por el Juzgado de lo Social número 8 de Málaga y por la Inspección de Trabajo. Fuente: Sur Digital