Ahorra en el uso de la calefacción

Las compañias de luz y gas tienen planes personalizados y tarifas de discriminación horaria que conviene estudiar a fondo para elegir la que mejor se adapte al consumo de cada hogar.

¿A qué hora hay que encender la calefacción? ¿Es conveniente apagar los radiadores por la noche? Estas son dos de las preguntas del millón en lo que se refiere a consumo energético invernal, aunque la respuesta ha cambiado en los últimos años.

Las nuevas fórmulas y planes introducidos por las compañías de luz y gas, que permiten distintas opciones y juegan con la discriminación horaria, proporcionan una gran flexibilidad a la hora de controlar el gasto energético.

Otro de los actores que ha hecho cambiar la fotografía del consumo energético en los hogares es la generalización de los contadores individuales, incluso en edificios con un sistema colectivo de calefacción.

Esa concreción en la factura tambien cuando se tiene calefacción central, ha repercutido en un mayor ahorro energético. Por otra parte, la tarificación por horas de las compañías eléctricas o los planes personalizados por la ocntratación conjunta de gas y luz, son cuestiones que deben tenerse en cuenta a la hora de planificar el consumo, ya que de optar por una opción a hacerlo por otra, puede haber diferencias de cientos de euros a lo largo del año.

Por ello, es necesario valorar adecuadamente el consumo de cada hogar y las ofertas, precios y condiciones de cada compañía porque un correcto análisis de esas variables puede traducirse en un menor coste de la luz y el gas.

De cara a reducir el coste de la factura energética se pueden seguir además algunos trucos. Entre ellos está el utilizar válvulas termostáticas en los radiadores, que permiten regular la temperatura según las necesidades de cada uno. Existe, además, la opción de instalar un termostato inteligente que puede programar la calefacción desde cuarlquier lugar para llegar al hogar y tener la casa calentita sin necesidad de despifarrar.