Claves para realizar un buen mantenimiento del aire acondicionado

¿Sabías que una de las principales causas de defecto de la mayoría de los sistemas de climatización se debe a una mala limpieza o pérdida de los fluidos refrigerantes? ¿Y que el primer mantenimiento tiene que hacerse tras un período largo sin usarlo?

Y es que muchos olvidamos que el mantenimiento preventivo y regular de nuestros equipos de climatización es imprescindible, no sólo para su correcto funcionamiento, sino para su rendimiento. Por eso a continuación queremos darte todas las claves de cómo mantener correctamente tu equipo de aire acondicionado.

Unidad exterior

  1. Controlar del exterior del equipo: debemos comprobar que el equipo esté libre de fugas de gases refrigerantes. Los gases refrigerantes suelen ser muy contaminantes para el medio ambiente por lo que se debe tratar con bastante precaución.
  2.  Verificar el estado de los soportes: con el paso de los días y con el peso que suele tener la unidad exterior, los soportes suelen ceder un poco. Por eso es recomendable echarle un vistazo y ajustarlos nuevamente en caso de ser necesario.
  3. Limpiar las rejillas: procederemos a limpiar las rejillas con una brocha amplia y suave hasta notar que la misma esta libre de cualquier impureza o suciedad.
  4. Cuidar que no haya obstrucciones: comprueba y elimina todas las obstrucciones al paso de aire que se hayan podido acumular.
  5. Controlar la carga de refrigerante: es importante controlar y supervisar que en el equipo de aire acondicionado no se produzcan fugas de refrigerante. En caso afirmativo su control debe hacerse por un instalador que disponga del certificado de (Real Decreto 115/2017).

Unidad interior

  1. Desinfectar el evaporador: añadir al rociador de agua un 10% de lejía (varía en función del tamaño del rociador) y aplicarlo directamente en el evaporador del sistema de climatización.
  2. Control, limpieza y sustitución de los filtros: es muy común olvidarnos de la limpieza del interior de un aire acondicionado. ¿Sabías que las impurezas acumuladas en cualquier filtro del aire acondicionado dificultan el rendimiento, además de producir malos olores? El uso continuo del sistema, sobre todo en la época estival, y el paso del tiempo hace que los filtros se vayan obstruyendo y empeorando su eficiencia: reduciendo el caudal del aire y la intensidad del filtrado. Por ello es recomendable hacer una limpieza anual y/o sustituirlos cada cierto tiempo para así asegurarnos una calidad óptima del aire.
  3. Limpiar la bandeja y tubería: otro factor a tener en cuenta es la limpieza de la bandeja que recoge el agua y la limpieza del tubo. Los expertos recomiendan aplicar bactericidas en caso de ser necesario y por precaución para garantizar un aire "puro".
  4.  Los termostatos de control: para terminar con el mantenimiento de la unidad interior, te recomendamos revisar el correcto funcionamiento de los termostatos de control. En caso de presentar fallas, es aconsejable cambiarlos cuanto antes, ya que así no solamente gozarás del confort necesario, sino que podrás tener un ahorro económico.

Mantenimiento anual

El mantenimiento es recomendable, como mínimo, una vez al año. Pero si puedes, es más óptimo por temporada: de frío o calor. Es decir, dos veces al año. Así nos aseguramos un funcionamiento correcto cada vez que empieza la temporada de funcionamiento del equipo. Eso sí, también dependerá del uso que le demos a nuestro aire acondicionado. Es decir, no lo mismo si lo usamos unas horas al día, que si lo hacemos un día entero. En ese caso, es aconsejable llevar a cabo un mantenimiento trimestral.

Finalmente, es importante tener en cuenta el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), que establece que los aparatos de aire acondicionado o bomba de calor con potencia inferior a 12 kW, deben ser objeto de un mantenimiento preventivo cada 4 años si son de uso doméstico o cada 2 años para cualquier otro uso (comercios, oficinas, etc.), o bien con la periodicidad indicada por el fabricante en el manual de uso y mantenimiento del equipo.

Con estos simples consejos que te hemos dado, las tareas de limpieza y la posible sustitución de las piezas que se han dañado, los equipos de aire acondicionado ya estarán preparados para uso. Eso sí, confía siempre en la garantía de que sea un técnico profesional quien revise y se ocupe del mantenimiento de tus equipos o sistemas de climatización, ya que de esta manera obtendrás un mejor rendimiento energético y alargarás su vida útil.

Ofrecido por: Hogarsense