El instalador: pieza clave del aire acondicionado

Los equipos de aire acondicionado son considerados muy eficientes, puesto que pueden generar casi 4 kWh de calor por cada kWh de electricidad que consumen. Sin embargo, una instalación inadecuada, por el motivo que sea, ocasiona un mal funcionamiento. Es por ello que contar siempre con un verdadero instalador es muy importante. Alguien que conozca todas las normativas y los diferentes aparatos de aire, para instalarlos correctamente.

Instalación de una máquina de aire acondicionado

Lo barato sale caro

Desgraciadamente, muchas personas buscan lo barato, sin tener en cuenta la calidad del producto o del servicio que obtendremos. Tan esencial es que nos instalen un equipo de aire acondicionado bueno, como que los trabajos sean realizados correctamente. Un equipo con la última tecnología y las más altas prestaciones no funcionará bien si la instalación y puesta en marcha no son correctas.

Un buen instalador es conocedor de las normativas que afectan a su trabajo. Por ejemplo, que solo una persona con un curso y su correspondiente homologación puede manipular equipos que funcionen con gases refrigerantes, los conocidos gases fluorados de efecto invernadero o similares.

También es relevante la formación que promocionan los diferentes fabricantes. Todas las marcas invitan a los instaladores que suelen comprar sus productos a charlas formativas. En ellas les explican las novedades de sus productos, sus particularidades y cómo actuar para su instalación y mantenimiento. Gracias a estas formaciones, se aseguran que los equipos funcionarán bien, y si hay algún problema, la garantía del fabricante cubre la reparación.

Cuando acudimos a un manitas sin cualificación ni homologación, por lo general, desconoce muchas de esas informaciones y, por lo tanto, es muy probable que cometa un error. Por ello, el fabricante anula las garantías de productos no instalador por técnicos cualificados y homologados.

Ejemplos de errores de NO profesionales

Para ilustrar la importancia de una correcta instalación por un profesional, hemos recopilado una serie de malas experiencias de clientes. Errores cometidos por personas que no conocen la profesión y no ejecutan los trabajos de forma adecuada. Ello repercute en un mal funcionamiento de los equipos y un cliente insatisfecho, por poco que haya pagado.

Aquí presentamos casos extremos que cualquier lector comprenderá que son trabajos mal ejecutados. Sin embargo, hay muchas situaciones en las que la mala praxis de los manitas NO profesionales causa problemas a los clientes que confiaron en ellos.

1- Equipo del revés

Un profesional de la climatización sabe que la unidad exterior tiene una posición. El motivo es claro, el compresor necesita que el aceite lubricante cubra las partes que van a tener un rozamiento. Además, los fabricantes colocan las patas del equipo en un lado de este, para que al ser instalador sirvan de apoyo.

Equipo de aire acondicionado montado al revés
Equipo de aire acondicionado montado al revés

Algunos manitas aprovechan esos apoyos para atornillarlos al techo, como vemos en la imagen. De esta forma se ahorran las escuadras o soportes para instalarlo en la posición correcta. El cliente ve que el precio es menor que el presupuesto de un profesional y luego tiene un aire que no funciona.

2- Equipos de aire juntos

Los equipos de aire partidos están diseñados y fabricados para instalarse una parte fuera de la vivienda y otra dentro. Por el principio de funcionamiento de una bomba de calor de un aire acondicionado. El gran avance que se consiguió con un equipo con ciclo de compresión de un gas refrigerante, es la capacidad de captar energía térmica de un lugar, para llevarla a otro.

Unidades de aire acondicionado demasiado juntas
Equipos de climatización demasiado juntos

Por ello, la base de funcionamiento es que la unidad “exterior” se sitúe en el exterior, y la unidad evaporadora en el interior, o estancia que queremos climatizar. Si se instalan en la misma estancia, nunca conseguiremos que la climaticen correctamente. Puesto que el trabajo de una parte es contrarrestado por la otra.

3- Unidad exterior sin ventilación

En los documentos que aportan los fabricantes hay unas instrucciones de instalación. En ellas se marcan con dibujos las distancias mínimas que debe guardar el equipo exterior con respecto a paredes u otros equipos de aire acondicionado. Si no se respetan estas distancias mínimas, el funcionamiento del equipo no será correcto.

Unidades exteriores sin ventilación
Unidades exteriores sin ventilación

El problema que tienen equipos instalados sin guardar esas distancias mínimas es la poca ventilación de que disponen. La base de funcionamiento de estos aparatos es la captación de la energía del ambiente. Si no favorecemos que circule el aire por dentro de ellos, será imposible que ejecuten su trabajo. En estos casos se paran porque son incapaces de refrigerarse.

4- Distancias entre compresores muy pequeñas

La distancia entre compresores es importante, aunque más importante es su colocación para que no se molesten unos a otros. ¿A qué nos referimos? Los compresores no deben estar en la misma posición, sino en la orientación contraria, como vemos en la imagen.

Escasa separación entres los compresores
Escasa separación entres los compresores

¿Qué sucede cuando tienen la misma orientación? Las unidades exteriores necesitan que el aire pase a través de ellas, para ello se las dota de un ventilador que ayuda a que el aire pase en la dirección adecuada. Si se colocan las unidades exteriores con la misma orientación, el aire caliente de una entraría en la siguiente, disminuyendo su capacidad para disipar el calor del gas refrigerante.

Ante esta situación, el primer equipo funcionaria bien, no obstante, el segundo bajaría su rendimiento y así sucesivamente.

5- ¿Cómo hacemos el mantenimiento?

Otro gran problema es la instalación de equipos de aire acondicionado en lugares inadecuado. Algo que ha sucedido en nuestro país durante mucho tiempo. Por un lado, la propia instalación ya es peligrosa de por sí. Y, por otra parte, ¿cómo se hace el mantenimiento de un equipo al que no se puede acceder?

Fachada con compresores de aire acondicionado
Fachada con compresores de aire acondicionado

No solo el mantenimiento se hace complicado, sino que también cualquier reparación y cambio de alguna pieza es imposible. El simple hecho de tener que abrir el equipo para cualquier tarea, comprobar consumos, reparar una fuga de gas y recargar la cantidad de gas adecuada. 

Ofrecido por Hogarsense.es