¿Sirven los sistemas de climatización VRF para viviendas?

Los sistemas VRF se usan principalmente en edificios grandes donde existen muchas zonas a climatizar pero, ¿pueden utilizarse para climatizar nuestras viviendas?

¿Sirven los sistemas de climatización VRF para viviendas?

En grandes proyectos de climatización como oficinas, hoteles, hospitales, etc, la instalación de equipos split o mutisplit implicaría tener que instalar muchas unidades exteriores. Esto llevaría a tener todos los bacones e incluso la azotea llena de estos equipos. Pero hay otro hándicap que hace inservibles los equipos multisplit tradicionales. Esta limitación es la longitud de las tuberías que soportan los compresores. Es decir, los compresores de gas frigorífico son capaces de comprimir e impulsar el gas refrigerante hasta una distancia determinada.

Esta distancia es en el caso de los equipos de aire acondicionados domésticos, del orden de 25 metros para los splits y de 80-100 metros para las multisplits. Pero en un hotel de 10 plantas y con 10 habitaciones por planta es imposible utilizar estos equipos. Y que nuestros clientes puedan disfrutar de los balcones, y tenemos que ubicar las unidades exteriores en la azotea. Es entonces donde los sistemas VRF tienen la gran ventaja. Sus unidades exteriores son mucho más grandes, pensadas para dar servicio a muchas más unidades interiores y por tanto sus compresores también lo son. Estos equipos VRF para aire acondicionado pueden llegar a distancias de 1.000 metros de tuberías. Aunque con ciertas restricciones, como son distancias máximas en vertical, o distancias máximas entre una bifurcación y la unidad interior a la que entrega el gas frigorífico, etc.

¿Pero son aptos para nuestras viviendas?

También se pueden instalar en viviendas, aunque normalmente son grandes casas con muchas habitaciones y en las que los propietarios han primado el confort frente al precio. Estos sistemas están pensados para grandes edificios y por ello sus prestaciones son excesivas para una vivienda tradicional. Y también lo es su precio y requieren de más conocimientos a la hora de realizar la instalación.

Definitivamente, aunque los sistemas VRF sean muy avanzados tecnológicamente, estos equipos no están pensados para una vivienda típica de 3 o 4 dormitorios. En cambio, si es interesante para pequeños hoteles que cuentan con unas 15 habitaciones, su hall, sala de estar, comedor y otras estancias para diferentes usos. De forma que se pueda elegir la temperatura en cada habitación sin afectar al resto.

También es muy importante es estos edificios donde puede haber diferentes personas, o edificios que den a norte y sur, aunque sean pequeños. Y sobre todo los nuevos sistemas con recuperación de calor. Ya que en estas circunstancias la diferencia de temperatura entre las estancias que dan al norte y las que dan al sur, puede llegar a ser importante. Y por lo tanto, una persona que esta en una habitación que da al norte necesita poner el sistema en calefacción. En cambio, otra persona junto a una ventana orientada al sur, necesitar refrigeración. Esto no es posible hacerlo con un sistema multisplit, ni con un sistema VRF de bomba de calor.

Funcionamiento e historia

Un sistema de climatización VRF es un equipo con caudal variable de refrigerante en sus siglas inglesas. VRF (Variable Refrigerant Flow - Flujo de Refrigerante Variable). Fue diseñado por la empresa japonesa de climatización Daikin en el año 1982. Pero el sistema no se lanzó al mercado de forma rápida. Solo fue posible cuando las modernas técnicas de controles digitalizados fueron lo suficientemente buenas. Esta empresa que posteriormente registro la denominación VRV (Volumen de Refrigerante Variable).

¿Con qué otros sistemas se puede asemejar?

Para que lo entiendas de una forma fácil, es un sistema de aire acondicionado multisplit, similar al que puedas tener en tu casa. Pero con la diferencia que es capaz variar la cantidad de gas refrigerante que se envía a cada unidad interior.

Con una unidad exterior, donde esta el compresor, se pueden conectar muchas unidades interiores. Pero ahí termina toda la semejanza. Hemos explicado de donde viene su nombre, y esa es la gran novedad. Este sistema es capaz de enviar a cada unidad interior la cantidad de gas refrigerante que necesite, en función de la demanda que el usuario solicite. Y esta demanda es obtenida en función de la temperatura ambiente de la habitación y de la temperatura solicitada en el termostato.

¿Pero esto cómo lo hace?

Bien, lo que se modifica en los sistemas VRF para climatización es el caudal del gas refrigerante. Y este se regula gracias a la tecnología de los compresores inverter y a las válvulas de expansión electrónicas. Que se incorporan en las unidades exteriores e interiores, con el fin de ajustar la capacidad del aire acondicionado VRF a la demanda de los usuarios. El propósito no es otro que enviar a cada unidad interior la cantidad de gas refrigerante que demanda a la zona que climatiza. De esta forma se consigue que el consumo se ajuste a lo que se necesita, consiguiendo una mayor eficiencia energética. Con el paso de los años, los fabricantes han desarrollado 3 tipos de sistemas dentro del caudal variable de refrigerante:

  • Sólo Frío: como su nombre indica solo generan frío, que se distribuye a todas las unidades interiores en función de su demanda.
  • Bomba de calor: es capaz de generar frío o calor, para las diferentes temporadas del año. Pero todas las unidades interiores funcionarán en la opción que elija la primera en ser conectada.
  • Recuperación de calor: es la opción más moderna. Este sistema de aire acondicionado VRF es capar de generar calor y frío al mismo tiempo, para dar servicio a diferentes estancias que demanden temperaturas diferentes.

Novedades técnicas

Se ha ido generando modificaciones legislativas a partir de la conferencia de Kioto. Estos cambios persiguen la reducción de todo tipo de gases que afecten a la capa de ozono, al efecto invernadero, o por simple seguridad de las personas. Así, se están imponiendo restricciones en el uso de gases refrigerantes.

Ejemplo de ello es que el Reglamento de Instalaciones frigoríficas establece un límite entre el gas total de la instalación y la habitación más pequeña. De forma que, si se escapa todo el gas dentro de dicha estancia, la cantidad de gas no desplace todo el aire de la misma. Esto representa un problema ya que muchas veces esta restricción hace que no sea posible realizar la instalación, aunque existen soluciones basadas en la ventilación, unificación de espacios, etc… Además, existen las restricciones en cuanto a las habilitaciones de los instaladores que limitan las cantidades de gas que pueden manipular en una instalación.

Sistema gas-agua para recuperación de calor

Sistema gas-agua para recuperación de calor

Para solucionar estas imposiciones, los fabricantes están volviendo a considerar el agua como transmisor de frío o calor. De esta forma, al hacer que parte del circuito contenga agua, se reduce la cantidad de gar que tendrá el conjunto de todo el sistema VRF de refrigeración. Un ejemplo de ello es el sistema VRF de Mitsubishi Electric de Recuperación de Calor, R2. Este sistema funciona con gas frigorífico desde la unidad exterior hasta unos equipos intermedios o distribuidores. En estos equipos, se transfiere el calor o el frío al agua. Y desde ahí hasta las diferentes unidades interiores solo circula agua, como en los sistemas de fancils. De esta forma se aúna las ventajas de un sistema VRF, con lo mejor del agua, es decir, confort y ausencia de gas refrigerante en estancias ocupadas.

Ofrecido por: Hogarsense

Imagen: Mitsubishi Electric