10 consejos para usar el aire acondicionado sin que se dispare la factura de la luz

Daikin ha recopilado una serie de consejos para combatir las altas temperaturas en una semana donde los precios de la electricidad siguen alcanzando tarifas muy elevadas. Estas claves ayudarán a pasar el mes de agosto con el máximo bienestar posible, teniendo en cuenta además el impacto de su uso en el medioambiente.

Familia disfrutando en su casa con el aire acondicionado encendido

Las olas de calor se han convertido ya en algo habitual este verano. Todas las semanas, los termómetros alcanzan los 40º y estamos aprendiendo a convivir con ello. En paralelo, el cambio climático ya es más que palpable y, en este contexto, el Gobierno está implantando un paquete de medidas que buscan la eficiencia la climatización, por ahora, en el ámbito privado. Todo ello sumado al incremento de los precios de la energía, que siguen alcanzando máximos históricos, hace que sea complicado saber cómo podemos combatir las altas temperaturas sin que la factura de la luz se dispare y reduciendo el impacto en el entorno.

Además, muchas personas están teletrabajando desde sus casas durante el mes de agosto, por lo que, con más razón, debemos aclimatarlas bien y hacer un buen uso de los equipos de aire acondicionado para que además de no pasar calor y ahorrar en la factura, la calidad del aire que se respire sea la mejor posible y esto repercuta en mejorar la salud de las familias:

  1. Usa el aire de forma eficiente y controlada

Debemos utilizar nuestros sistemas de una manera organizada, es preferible mantener los equipos de forma continua a una temperatura adecuada ya que el encendido y apagado intermitente pueden incrementar el gasto en nuestra factura. No es recomendable ajustar el termostato a una temperatura inferior a la aconsejada porque no enfriará más rápido pero sí provocaremos un mayor consumo energético. Recuerda que nunca debe haber una diferencia superior a 12ºC en relación al exterior.

  1. Comprueba que tu sistema de climatización se encuentra en perfectas condiciones

Independientemente de que pases el verano en tu casa o te desplaces a una segunda residencia, posiblemente hayas pasado todo el invierno sin prestar atención a tu equipo. Comprueba que la ventilación es correcta y que no hay obstrucciones por agentes externos que hayan podido introducirse antes de ponerlo en marcha.

  1. Ventila, pero sin que el aire se escape

La ventilación es importante para garantizar un aire interior de calidad, pero no debemos tener ventanas y puertas abiertas a la vez que está funcionando el sistema de aire acondicionado, ya que puede suponer un gran consumo de energía. Además, los equipos ya filtran el aire por lo que bastará con una ventilación más puntual en las horas menos calurosas del día para aumentar así el confort.

  1. Pasa más tiempo en las zonas de tu casa menos calurosas y mejor aisladas

A la hora de elegir dónde teletrabajar ó hacer otras actividades que te lleven varias horas es preferible que elijas las zonas de la casa menos calurosas (normalmente las orientadas al norte). Revisa que la temperatura sea agradable (entre 21ºC y 26ºC) y utiliza toldos, persianas y cortinas para que no entre luz excesiva por la ventana en las horas donde la temperatura es mayor.  

  1. Asegúrate de que los filtros de tu equipo están limpios

Los sistemas de filtrado se encargan de eliminar los agentes perjudiciales para la salud que flotan en el ambiente, contribuyendo a una mejora de la calidad del aire que respiramos. Recuerda desmontar los filtros y lavarlos con cuidado, con agua y un poco de jabón.

  1. Crea ventilación cruzada

Aprovechar las horas más frescas del día para generar corrientes de aire abriendo las ventanas de salida del aire y entornando aquellas ventanas de entrada de aire. De esta manera se generarán corrientes naturales de aire fresco que aclimatarán nuestro hogar.

  1. Ten en cuenta la tarifa eléctrica

Debemos conocer los tramos horarios de la tarifa eléctrica, por ejemplo, en la franja de 14h a 18h es cuando más calor hace y el coste es más barato, por lo que es un buen momento para utilizar tus equipos. Las horas que se deben evitar, puesto que cuentan con los costes más elevados, son las que se encuentran en la franja de 19h a 22h. Durante el fin de semana, recuerda que la tarifa es la de coste más bajo en todas las horas del día.

  1. Vigila tus dispositivos electrónicos

Ten en cuenta que aparatos tecnológicos, como el ordenador, la televisión o una videoconsola, son una de las principales fuentes de calor. Ten en cuenta los que hay y si están encendidos para regular la temperatura de tu equipo de climatización y mantener así el espacio fresco y confortable.

  1. Confía en los expertos

Los profesionales del sector son quienes mejor conocen estos equipos y sus características. No dudes en contactar con ellos para resolver cualquier duda o problema con tu sistema de climatización. Una de las incidencias más recurrentes es la pérdida de gas refrigerante, que puede llegar a afectar notablemente en el rendimiento.

  1. Aprovecha todas las funciones de ahorro de tu equipo de aire acondicionado

Por último, recuerda algunos trucos que te pueden ayudar a ahorrar en tu factura sin renunciar al máximo confort dentro de los espacios interiores. Por ejemplo, hacer uso de las funciones modo Econo, el modo Powerful, modo Confort…o controlar el equipo vía App desde tu móvil.