5 consejos para poner a punto tu equipo de aire acondicionado

Con la llegada del calor y las altas temperaturas, el aire acondicionado se convierte más que nunca en el aliado imprescindible para hacer frente al calor. Por ello, es importante tener en cuenta que el mantenimiento y la limpieza de las unidades son fundamentales para que las soluciones funcionen de forma óptima.

Daikin, compañía líder en el ámbito de la climatización, ofrece unos sencillos consejos para poner a punto tus equipos y estar totalmente preparado para la llegada del calor.

  1. Asegúrate de que los filtros de tu equipo están limpios. Los filtros de los equipos de aire acondicionado tienen una labor fundamental, ya que eliminan ácaros y bacterias, mejorando así la calidad del aire que respiramos. Por este motivo, es fundamental asegurarnos de que están limpios. Además, unos filtros sucios hacen que la unidad consuma hasta un 25% más, lo cual repercute directamente en los gastos del hogar. Esta tarea es muy sencilla, se desmontan los filtros y se lavan bajo el grifo con agua templada y un poco de jabón blando.
  1. Elimina el polvo del Split interior. Usa un paño con agua y jabón neutro cuidadosamente. Es importante eliminar la suciedad acumulada en la rejilla. Después de limpiar toda la superficie, secar con otro paño.
  1. Comprueba que tu unidad exterior se encuentra en perfecto estado. Es importante realizar un mantenimiento regular de los equipos exteriores, ya que en ocasiones los agentes externos pueden generar pequeños daños en las unidades. Comprobar que la ventilación es correcta y que no se producen obstrucciones de ningún tipo (como por ejemplo, hojas secas) son pasos que nos ayudarán a que nuestro equipo llegue a verano en perfectas condiciones.
  1. Acude a un experto para revisar la carga del gas refrigerante. Los profesionales serán quienes mejor te podrán ayudar en esta tarea. La pérdida de gas refrigerante afecta notablemente en el rendimiento del equipo.
  1. Usa el aire acondicionado con cabeza: ten en cuenta que no es recomendable ajustar el termostato a una temperatura inferior a la deseada: no lograrás que enfríe más rápido y se generará un gasto innecesario de electricidad, lo cual conllevará un mayor gasto económico. Una diferencia con la temperatura exterior de más de 12ºC no es saludable y cada grado que disminuya la temperatura, estará consumiendo un 8% más de energía. Finalmente, recuerda que también existen algunas pequeñas estrategias que pueden ser clave para lograr un mayor ahorro de energía sin renunciar al máximo confort. Por ejemplo, evitar ventilar la casa en las horas centrales de calor del día para que no se produzca un calentamiento excesivo y hacer uso de las funciones como el modo Econo, el modo Powerful, modo Confort…son solo pequeñas claves que pueden suponer un gran ahorro en la factura eléctrica.