ALDES diseña y ejecuta un protocolo de actuación frente a la COVID-19

Aldes, líder en ventilación, ha diseñado un protocolo de actuación frente al Covid-19 para que la vuelta a la normalidad de sus trabajadores sea 100% fiable, protegiendo así la salud de su equipo, de los clientes e instaladores, y con el fin de reducir las posibilidades de contagio en sus instalaciones. 

Logotipo Aldes

Aldes ha elaborado unas normas de actuación para la compañía, que estarán sujetas a las instrucciones que se vayan recibiendo de las autoridades sanitarias y que se irán estableciendo durante las fases de la desescalada previstas para las próximas semanas y hasta finales del mes de junio. 

A comienzo del estado de alarma las instalaciones de Aldes permanecieron con cierre total durante 15 días y posteriormente la empresa ha seguido abierta al 100%, para atender a los clientes gracias a que un 75% de la compañía está con teletrabajo y no se ha tenido que tomar ninguna medida de ERTE. 

La salud y seguridad de los trabajadores es lo más importante para Aldes, por ello a la sede física acudirá únicamente una persona del equipo de dirección, además de personal de almacén y atención al cliente que se encargarán de gestionar y entregar los pedidos a los clientes en obras y distribuidores. 

Desde el comienzo del estado de alarma la empresa ha suministrado mascarillas y gel hidroalcohólico, incluso durante el periodo de escasez en el mercado, anteponiendo la salud como prioridad y también se ha reforzado la limpieza de los espacios de trabajo. Disponen de termómetro digital para que cada uno pueda vigilar su temperatura y todo el módulo de almacén lleva guantes de seguridad por defecto que sirve de protección adicional. 

En relación al espacio de oficinas y administración, se ha limitado el aforo y se han adaptado algunos horarios para reducir la presencia de personas en la oficina y garantizar la distancia física suficiente entre los empleados. También se ha restringido el acceso a los espacios comunes como office, vestuarios, etc y se han ampliado los horarios de disponibilidad de dichas áreas para facilitar el uso de una sola persona cada vez. Todas las reuniones se realizan a través de videoconferencia. 

Aldes ha establecido una reunión diaria con todo el equipo para compartir los planes de acción, tomar decisiones, y seguir vigilando los potenciales casos dentro de la empresa, aunque hasta la fecha no se ha producido ningún contagio dentro del equipo. Igualmente, se ha creado un canal de comunicación Whatsapp interno dedicado en exclusiva a Covid-19, que permite comunicarse al 100% de la plantilla, incluso con aquellas personas que no tienen acceso a un PC o un móvil profesional. 

En relación a las medidas tomadas para la producción, suministro y logística, en Aldes ya se utilizaban mascarillas el 100% del tiempo del trabajo con anterioridad a la crisis del Covid-19, además hay distancia de seguridad, más fácil de respetar incluso con el equipo completo pues es un espacio de trabajo muy grande. La venta online era un proyecto en curso antes del Covid-19 y en estos momentos cobra gran importancia para Aldes por lo que tienen previsto abrir su tienda online durante el mes de mayo. 

Con el fin de asegurar la relación con los clientes e instaladores Aldes ha limitado los contactos al mínimo y prácticamente la totalidad de la actividad comercial se realiza de forma online por videoconferencia o llamada telefónica. Se ha paralizado la visita de clientes y proveedores desde mediados del mes de marzo, limitando el acceso externo únicamente a carga y descarga de material y productos mediante solicitud de entrada a través de un timbre inalámbrico. También se han recibido los planes de seguridad por parte de los clientes, sobre todo para el acceso a obras, y se han limitado las visitas para temas imprescindibles como las mediciones o validación de obra. 

El showroom de productos y espacio de formación también se ha cerrado y desde el pasado 23 de marzo se imparten cursos online. Aldes ha desarrollado un programa de formación muy ambicioso, con formaciones diarias para seguir ofreciendo todo el soporte necesario a sus clientes: arquitectos, ingenieros, promotoras, constructoras, instaladores y distribuidores. Desde el comienzo se ha contado con una media de 30 a 50 personas que asisten a diario a alguno de los cursos.