#SayNoToIllegalHFCs promueve la lucha contra el comercio ilegal de gases HFC

El EFCTCComité Técnico Europeo de Fluorocarbonos, grupo sectorial que forma parte del CEFIC, la patronal química europea- ha lanzado una campaña que, bajo el lema #SayNoToIllegalHFCs, invita a la industria y a la ciudadanía a comprometerse con la lucha contra el comercio ilegal de gases HFC.

#SayNoToIllegalHFCs

El objetivo del EFCTC es impulsar, mediante este compromiso, la acción conjunta en toda la cadena de valor de los refrigerantes para erradicar el mercado negro de hidrofluorocarbonos (HFC), una amenaza para los objetivos climáticos y el medio ambiente de Europa en las que todas las partes implicadas deben trabajar juntas.

Un mercado negro de HFC creciente está socavando los objetivos climáticos de Europa, a la vez que financia el crimen organizado y amenaza los medios de subsistencia de muchas PYMES de toda la UE. Con el lanzamiento de este compromiso, el EFCTC invita a todos los actores que participan en la cadena de valor de los HFC a unirse a la campaña #SayNoToIllegalHFCs. Desde productores a importadores, pasando por distribuidores y contratistas y hasta los usuarios finales, todos pueden poner de su parte para detectar y denunciar los productos ilegales cuando los compran, reparan o venden. Los suscriptores del compromiso pueden inscribirse como personas físicas o como sociedades. Los primeros patrocinadores de la iniciativa a nivel industrial europeo incluyen a Westfalen AG y las asociaciones alemanas VDKF, ZVKKW y BIV[1].

El éxito de la erradicación del mercado negro depende de la aplicación estricta de la ley y de la adopción de medidas políticas en toda la UE. El EFCTC también insta a los funcionarios de toda la UE a sensibilizar sobre el compromiso y a trabajar con la industria para lograr objetivos comunes.

Desde 2015, el Reglamento sobre gases fluorados de la UE tiene por objeto reducir gradualmente el impacto climático de los HFC mediante un sistema de cuotas establecido. Sin embargo, la evaluación de Oxera de los datos del flujo comercial de HFC, analizados por EFCTC en junio de 2020, concluyó que el mercado negro de HFC importados ilegalmente en Europa en 2018 aportó hasta 34 millones de toneladas equivalentes de CO₂. Esa cifra es comparable a un tercio del mercado legal o 25 millones de coches nuevos en las carreteras de la UE, más que la cantidad total de coches que circulan hoy en día en España.

En su intervención  en Chillventa eSpecial 2020 —el salón líder mundial de la tecnología de refrigeración— Felix Flohr, gerente de Ventas y Marketing y especialista en regulación en la empresa Daikin Chemical miembro del EFCTC comenta: "Apoyamos la regulación de los gases fluorados, pero la UE y los estados miembros deberían cumplirla con una legislación ambiciosa y con una aplicación ambiciosa en sus fronteras. Las multas han de ser más elevadas, estar armonizadas y ser coherentes en todos los estados miembros. Los funcionarios de aduanas deben disponer de las herramientas para identificar los HFC importados ilegalmente y acceder al registro de HFC en tiempo real".

Las ambiciones de la política ambiental del Pacto Verde Europeo no son lo único que está en peligro. Las empresas europeas de toda la cadena de suministro, muchas de las cuales son pequeñas y medianas empresas, están distribuyendo y utilizando sin querer productos importados ilegalmente o sufriendo enormes pérdidas cuando otras sí venden ilegalmente estos productos a sabiendas a precios más baratos. Según una encuesta de la Agencia de Investigación del Medio Ambiente (EIA, por sus siglas en inglés), el 83 % de todos los trabajadores en la cadena de valor de los refrigerantes conoce el comercio ilegal de HFC y al 72 % se le ha ofrecido cilindros desechables con anterioridad. No obstante, están prohibidos en Europa desde 2007.

Las recientes incautaciones de envíos ilegales en Rumanía, Rotterdam y Livorno (Italia) demuestran la prevalencia del problema, la complejidad de las rutas comerciales ilegales y los mercados de revendedores. Desde la producción hasta su uso final en la construcción, la hostelería o la automoción, un bidón de HFC va pasando por muchas manos. Por ese motivo, el mercado negro de refrigerantes solo puede erradicarse si cada eslabón de la cadena de valor se toma en serio su responsabilidad y se une a la lucha.

"Ahora es el momento de actuar. La próxima reducción de la cuota en enero de 2021 contraerá aún más el mercado legal hasta el 45 % del punto de referencia de 2015, lo que supone una oportunidad para que los actores ilegales satisfagan la demanda y hagan crecer el mercado negro", continúa Felix Flohr.

La industria y los gobiernos deben trabajar juntos y apoyarse mutuamente para combatir el contrabando. www.stopillegalcooling.eu ofrece un centro de recursos interactivos sobre el tema y lo que cada uno puede hacer para ayudar a combatir el mercado negro que tanto perjudica al clima.

Para unirse a la lucha y a la campaña #SayNoToIllegalHFCs, visite www.stopillegalcooling.eu/es/pledge/

 

[1]Zentralverband Kälte Klima Wärmepumpen (ZVKKW – Central Association of Refrigeration, Air Conditioning and Heat Pumps), Verband Deutscher Kälte-Klima-Fachbetriebe (VDKF – Association of German Refrigeration and Air Conditioning Specialists) and Bundesinnungsverband des Deutschen Kälteanlagenbauerhandwerks (BIV – Federal Association of the German Refrigeration Industry).