Cómo desinfectar tu aparato de aire acondicionado

Cualquier aparato de aire acondicionado necesita un mantenimiento mínimo, y entre los trabajos imprescindibles es importante una buena limpieza.

Cómo desinfectar tu aparato de aire acondicionado

¿Por qué? Porque con el uso y el tiempo, los conductos y los filtros se ensucian y se pueden acabar convirtiendo en un foco de proliferación de hongos y bacterias.

¿Imaginas que puede ocurrir si pones en marcha aparatos que han acumulado gérmenes, polvo o partículas? Sí, que puedes propagarlos sin querer por tu casa. Y esto supone un riesgo para niños, ancianos o personas con problemas respiratorios.

¿Quieres saber cómo limpiar tus aparatos de aire acondicionado? Es muy sencillo. ¡Manos a la obra!

Lo primero, los filtros

Mantenerlos bien limpios es importante porque no solo evitarás estos patógenos que se acumulan, también malos olores y, además, el aparato funcionará mucho mejor y consumirá menos.

Si se trata de un equipo con split, lo primero que tienes que hacer es desmontar esos filtros y aclararlos un poco con agua tibia, frotando con cuidado para arrancar la suciedad más resistente. Puedes cepillarlos si ves que no sale bien, pero usa un paño o un cepillo suave, recuerda que los filtros son delicados y puedes romperlos con cierta facilidad.

Para desinfectarlos puedes usar jabón neutro, pero es mucho mejor que uses productos específicos o algún desinfectante que no tenga componentes que puedan ser abrasivos. Debes rociar bien todo el filtro y dejar que el producto actúe unos minutos.

Luego tan solo tienes que aclarar muy bien con agua tibia y dejar secar perfectamente antes de volver a colocar los filtros en su sitio.

Y algo muy importante: procura hacer todo este proceso en un lugar bien ventilado para evitar posibles irritaciones y siempre, antes de cualquier manipulación, debes desconectar los apartados.

¿Cada cuanto debes limpiar los filtros? Depende del uso que tenga el aire acondicionado. Lo mínimo es hacerlo dos veces al año: antes y después de comenzar la temporada de uso. Y, si es necesario, puedes realizar alguna limpieza intermedia.

¿Qué más debes limpiar?

La limpieza de los filtros es fundamental, pero tu equipo de aire acondicionado tiene más elementos. La unidad exterior también es importante, para limpiarla por fuera puedes aspirarla y pasar un paño humedecido en una solución jabonosa. Después, conviene que retires la tapa de protección del ventilador y limpies con mucho cuidado las palas.

Pero recuerda: si la unidad exterior está en un lugar poco accesible, lo mejor es que dejes el trabajo en manos de profesionales. Tu seguridad es lo primero.

¿Qué más debes limpiar? Por supuesto, el mando, tubos y la parte externa del equipo interior. Puedes hacerlo igual que como has hecho con la unidad exterior, es decir con un paño humedecido en agua con jabón.

¿Y si es un aire acondicionado por conductos?

Básicamente, los pasos son los mismos, pero en la unidad interior se debe limpiar el tubo de condensación y el de drenaje, además de aspirar el compartimento del ventilador. Por supuesto, es imprescindible limpiar perfectamente las rejillas de salida del aire.

No solo eso, también hay que contar con la limpieza de los conductos, pero esta ya es una tarea bastante complicada. Por ello, el mejor consejo es dejarlo en manos de profesionales especializados que cuenten con equipos diseñados para este tipo de trabajos.

En casa o en el trabajo, el aire acondicionado te hace la vida mucho más cómoda y agradable, por eso es importante que le prestes la atención que se merece y realices una buena limpieza cada cierto tiempo. Pero no solo por tu confort, también por tu salud y la de los tuyos, no lo olvides.

Fuente: habitissimo