Castilla La Mancha: El sector de la climatización, optimista de cara a las ventas

Las tiendas de electrodomésticos se “frotan las manos” con la llegada del calor. Las ventas de aparatos de aire acondicionado tienen en esta fecha del año su temporada alta y las ganacias que genera la venta de este producto son importantes, así es que las expectativas que ha puesto el sector  son altas y más teniendo en cuenta la situación de crisis  que ha llevado en los últimos años a caídas importantes.


Los comerciantes de electrodomésticos de Castilla-La Mancha (Acema-CLM) consideran que si las temperaturas son altas durante este mes de julio las ventas crecerán y todo lo contrario si el calor veraniego no es tan asfixiante.
“Lo que no se venda en junio y julio no se vende”, apuntaba el presidente, Manuel Sánchez, quien reconocía los importantes problemas por los que pasa el sector. “Estamos preocupados porque no se termina de despegar y en el caso concreto de Castilla, no es una Comunidad donde las ventas sean buenas y eso que los precios siguen bajando desde que la crisis hizo acto de presencia”, explicaba.


Sánchez da mucha importancia al Plan Renove, del que dice ya casi se ha cobrado totalmente el año 2010, porque “asegura muchas ventas debido a las ventajas que ofrece”. De hecho, ponía como ejemplo a la Comunidad de Madrid, donde ha durado poco más de un mes desde que se puso en marcha. No obstante, estima que este plan no es suficiente porque hay mucho año por delante y no sólo se puede vivir de las ventas de este plan.


Sobre la supervivencia del sector, manifestaba el presidente que “somos optimistas porque debemos serlo y así se lo hacemos llegar a nuestros asociados”. De hecho, mantendrá en los próximos días jornadas con distintas empresas para que el sector no caiga en un desánimo generalizado.


“Es muy difícil que la gente tenga ánimo en estos momentos, pero tienen que entender que el camino es ser positivos y ese es uno de los objetivos de las jornadas”, dijo.


En referencia al pequeño comercio, aseguró que al contrario de lo que se puede pensar, las tiendas pequeñas de barrio se adaptan mejor a la crisis que las grandes superficies, añadiendo que en unas y otras la gente está formada y adaptada de igual forma.

 

Fuente: http://eldiadigital.es