Resolvemos las dudas más típicas sobre aire acondicionado

Un equipo de aire acondicionado hace mucho más cómoda la vida en el hogar o en el trabajo, asegurando una temperatura cómoda y agradable. Todos conocemos cómo funcionan estos aparatos, sin embargo, es lógico que de vez en cuando surjan algunas dudas. De las más habituales hablamos para intentar darles respuesta.

Aire acondicionado de techo

1. ¿Aire acondicionado por conductos o mediante splits?

La decisión se debe tomar teniendo en cuenta algunos factores básicos. Los sistemas centralizados son mucho más discretos y, si la vivienda o el local tienen preinstalación, el coste no es alto. Pero, si no la tienen, no quedará más remedio que hacer obras, y ahí el presupuesto sí puede elevarse.

Los splits no son tan estéticos, pero su instalación es muy sencilla y permiten controlar la temperatura por estancias. Por lo tanto, son una alternativa perfecta si no se quiere hacer reforma. Queda otra posibilidad: los equipos portátiles, pero estos son más aconsejables para necesidades muy puntuales.

2. ¿Cómo se calcular la potencia necesaria?

De manera muy general, se puede decir que se necesitan unas 100 frigorías por cada metro cuadrado. Sin embargo, ajustar la potencia a las características de la estancia es mucho más complicado que eso. Entran en juego también factores como la orientación, el aislamiento, la superficie acristalada, la zona geográfica o la climatología. Por eso, la recomendación es dejar que sean profesionales quienes calculen la potencia de los equipos.

3. Además de la potencia, ¿qué otros criterios hay que tener en cuenta para elegir el equipo?

En el mercado hay infinidad de modelos de aires acondicionados. Habrá que decidir si se necesita con bomba de calor para tener aire fresco en verano y calefacción en invierno. También si se opta por la tecnología inverter, que es más cara, pero mucho más eficiente y proporciona una temperatura más estable. Y, precisamente, también conviene fijarse en la etiqueta energética.

En el caso equipos con split, habrá que decidir en qué habitaciones se instalan y si se elijen o aparatos multisplit (una sola unidad exterior para dos o más interiores). Y, si se van a instalar en dormitorios, comprobar el nivel sonoro del equipo es importante.

4. ¿Qué temperatura es la adecuada?

El consumo está estrechamente relacionado con la temperatura. Para conseguir una máxima eficiencia con un buen nivel de confort, lo ideal es que en verano se sitúe entre 24 ºC y 26 ºC. Y en invierno, lo ideal es que se programe alrededor de los 20 ºC. Hay que tener en cuenta que por cada grado que se varíe, el consumo se puede incrementar hasta en un 7%.

5. ¿Hay alguna otra forma de reducir el consumo?

Hoy en día, los equipos de aire acondicionado son muy eficientes, pero siempre se puede rebajar algo el consumo con pequeñas acciones: cerrar bien puertas y ventanas, ventilar las estancias cuando los aparatos estén apagados y no más de 10 minutos, combinarlo con ventiladores si los hay y mantener los equipos en perfecto estado.

6. ¿Es complicado el mantenimiento?

Los equipos de aire acondicionado no son muy exigentes en lo que al mantenimiento se refiere, pero sí es importante cuidarlos para que su vida útil sea más larga y el consumo no se eleve. Conviene limpiar los filtros cada 1 – 2 meses, comprobar que la bandeja de condensación y el desagüe estén limpios y limpiar también de vez en cuando la unidad exterior para evitar que suciedad o desperdicios la cubran.

Si se necesita una limpieza y revisión más profunda, eso sí, conviene dejarlo en manos de profesionales. Algunos de los componentes de estos equipos son delicados.

7. ¿Se necesita permiso para instalar el equipo?

Depende. Si se trata de una vivienda unifamiliar, no, salvo que las ordenanzas municipales recojan alguna limitación al respecto. En el caso de edificios, hay que tener en cuenta que las fachadas son elementos comunes y que no se pueden alterar sin el consentimiento del resto de los propietarios. En el caso de que ya hubiera algún equipo instalado, se entiende que hay una aceptación implícita.

Son algunas de las dudas que pueden surgir al instalar un equipo de aire acondicionado o cambiar el viejo. En cualquier caso, el mejor consejo es dejarse guiar siempre por los profesionales y que sean también ellos quienes se encarguen de la instalación.

Fuente: habitissimo