Fabricación, mantenimiento, medición de datos y refrigerantes como fundamentos de la eficiencia energética en el sector del frío

El compromiso de las empresas de AEFYT, Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías, con la sostenibilidad medioambiental de la industria del frío y de los sectores usuarios se ha visto reflejado, una vez más, en el Encuentro Técnico de la asociación que tuvo lugar la semana pasada.

AEFYT, Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías

Las empresas participantes, Coldkit, Chemours, Eliwell Ibérica y Refriapp presentaron diferentes propuestas destinadas a incrementar los niveles de eficiencia energética en las instalaciones frigoríficas. Las mismas indican que la fabricación, el mantenimiento, la medición de datos y los refrigerantes son varios de los fundamentos de la eficiencia energética en el sector del frío.

El mantenimiento de las instalaciones de frío es un aspecto crucial para el funcionamiento energético de las mismas. En este sentido, Nando Gutiérrez y Vicente Trujillo, de Refriapp, no solo presentaron un novedoso sistema de detección de fugas de gas refrigerante a través de ultrasonidos, sino que hicieron hincapié en la importancia de la medición. En este sentido, destacaron la importancia del SEI (Índice de Eficiencia del Sistema) como un baremo que permite comparar la eficiencia de las instalaciones sin tener en cuenta el factor ambiental, con lo que se gana en rigurosidad y se puede obtener una mejora energética de hasta el 10 por ciento en las instalaciones.

La medición de datos a través de tecnologías disruptivas, como el Internet de las Cosas (IoT), forma ya parte no solo de las perspectivas de futuro sino del presente de la refrigeración comercial. Nacho Baixauli, de Eliwell Ibérica, así lo expresó en una presentación en la que destacó la gran importancia de la monitorización centralizada de los KPIs de todas las tiendas de una cadena de supermercados. Si consideramos que entre el 40 y el 50 por ciento del gasto energético en una tienda de alimentación está asociado a los sistemas de refrigeración y climatización, las soluciones de control de ahorro energético pueden ser muy rentables; especialmente cuando los datos se transforman en información relativa a aspectos claves del negocio, como el coste energético, el coste relacionado con el cliente en conceptos como el confort y el coste de reparación.

Si las nuevas tecnologías hacen grandes aportaciones a la sostenibilidad del sector del frío, no podemos dejar de lado la importancia de los fundamentos básicos de las instalaciones de refrigeración. Ésta fue la reivindicación de Silvia Rodríguez, de Coldkit, quien explicó como los paneles que envuelven las instalaciones frigoríficas y las puertas que dan acceso a las cámaras son fundamentales para conseguir los objetivos energéticos de los usuarios de las mismas. El aislamiento, tanto en paredes como en suelo, es un aspecto ineludible para alcanzar altos grados de eficiencia energética y, en este sentido, la labor de los distribuidores e instaladores es clave para hacer llegar estos conceptos a los usuarios finales.

Por último, y con los esperados refrigerantes A2L ya permitidos con textos como el recientemente aprobado Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas (RSF), no podría faltar un exhaustivo repaso a sus propiedades y a sus ventajas energéticas. Los encargados de hacerlo fueron Ernesto Revelló, de Chemours Spain, y José García Cerezo, de su socio Kimikal. Teniendo en cuenta que, en un futuro próximo, no solo se va a valorar el PCA (Potencial de Calentamiento Global) de los gases refrigerantes, sino también su sostenibilidad y ciclo de vida, los refrigerantes ligeramente inflamables se presentan como alternativas capaces de dar respuestas satisfactorias en aplicaciones de refrigeración comercial, industrial y de climatización.