11 mitos y creencias sobre el aire acondicionado

El aire acondicionado siempre ha estado asociado a mitos relativos a enfermedades, creencias en relación con el tamaño, ubicación, ventilación de la estancia e incluso últimamente se le relaciona al tema del COVID-19. A continuación, desmitificaremos y comentaremos nuestro punto de vista acerca de estas creencias populares.

Dormitorio con aire acondicionado

1.- El uso de aire acondicionado en exceso te puede resfriar

Esta creencia es falsa, ya que el uso excesivo del aire acondicionado no es el principal causante de resfríos, sino las bacterias. Es decir, un equipo de aire acondicionado que no está limpio ni desinfectado por dentro y es usado en exceso puede resfriarnos, ya que estaremos expuestos constantemente a los gérmenes que el artefacto acumule con el transcurrir del tiempo. 

Por ello, para disfrutar de la depuración del aire que puede hacer un equipo de aire acondicionado es muy importante que limpiemos bien los filtros, las aletas, las bobinas y desinfectemos periódicamente nuestros aparatos. Esto evitará la aparición de bacterias, hongos y ácaros con el transcurrir de los años. Además, esto permitirá su buen funcionamiento, y así tendrá una vida útil más larga.

A modo general, el uso sin exceso de un sistema de aire acondicionado es inclusive beneficioso para la salud, ya que puede depurar el aire y de esta manera crear un ambiente más saludable siempre y cuando se haga un correcto mantenimiento periódico del equipo.

2.- Dormir con el aire acondicionado encendido es malo para la salud

Dejar encendido el aire acondicionado mientras dormimos no es malo para la salud, siempre y cuando lo usemos a una potencia moderada. Especialmente, porque por la noche la temperatura de nuestro cuerpo tiende a descender. Por esta razón, es muy recomendable subir unos grados con respecto a la temperatura de confort que usamos durante el día.

Los equipos de aire acondicionado cuentan con una función Sleep o modo nocturno, únicamente tienes que configurarlo para que se apague al llegar a la temperatura óptima. Esto evitará también que abuses del consumo de energía. Además, hay que tener en cuenta que por encima de cierta temperatura la calidad del sueño se resiente.

3.- Bajar la temperatura para que el ambiente enfríe antes

En primer lugar, es importante saber que el aire acondicionado se debe ajustar a una temperatura entre 23 °C y 27 °C. En segundo lugar, es imprescindible saber cómo funciona el equipo, es decir, el regular el termostato a una temperatura inferior a la indicada no supondrá un ahorro energético, sino todo lo contrario. Cada grado que disminuyamos se traducirá en un 8% más de consumo de energía. Esto se debe a que el compresor estará encendido intentando alcanzar la temperatura que el aparato señala.

4.- Apagar y encender el aire acondicionado constantemente es bueno

Es mejor no hacerlo, ya que de esta manera no se mejora la eficiencia ni el consumo del aparato, muy por el contrario, el gasto eléctrico será incluso mayor. Por ello, es mejor que, en el caso de entrar y salir continuamente de una habitación, dejemos encendido el aire acondicionado. Un ejemplo de la mejora de la eficiencia y consumo prolongado de un sistema de aire acondicionado son los equipos con tecnología inverter. Este tipo de equipos gracias a su compresor digital mantiene la temperatura ideal sin la necesidad de apagarse o encenderse constantemente.

5.- Existen horas idóneas durante el día para encender el aire acondicionado

Esto es totalmente falso. Lo que sí existen son formas prácticas de programar horas de encendido y apagado o encender y apagar el aire acondicionado con un dispositivo móvil. De esta manera, al llegar a casa tendrás una temperatura más agradable porque el equipo ya estará en funcionamiento y habrá refrescado previamente el establecimiento. Un aspecto importante si queremos hablar de la ventilación de la casa en general es no ventilarla durante las horas centrales del día, ya que esto generará un calentamiento excesivo. En vez de hacer esto, es mejor usar ropa fresca en casa.

6.- No importa dónde ubiques el aire acondicionado

La ubicación del sistema de aire acondicionado es importante, ya que influye en la eficacia para refrescar el ambiente. Una de las recomendaciones a tomar en cuenta es evitar que le caiga directamente la luz solar para que no obstruya el flujo de aire. Importante, no poner el termostato cerca de artefactos electrodomésticos que generen frío o calor. Ya que estos podrían afectar la medición que este hace, y por lo tanto darnos datos erróneos.

7.- Existe una determinada cantidad de horas de uso ideal

En realidad, no existe un límite de horas ideales para mantener el aire acondicionado encendido. Sin embargo, debemos tener en cuenta que es mejor no poner el sistema a menos de 22 °C, ya que esto evitará que hagamos un consumo excesivo e innecesario de energía. Poner el aire acondicionado muy por debajo de esta temperatura no hará que la habitación enfríe más rápido.

8.- Los equipos más grandes o de mayor capacidad son los mejores

La verdad es que el tamaño del equipo importa y debe ir acorde con el espacio que dispongas en la vivienda. Es decir, si el espacio que deseas refrescar es muy grande y compras un equipo pequeño y de menor capacidad, este no podrá climatizar la habitación de manera óptima. Por el contrario, si el lugar que deseas climatizar es muy reducido y compras un equipo muy grande, estarás gastando más energía de la debida, además de quitar espacio libre.

Una vez hayamos decidido en qué habitación queremos instalar nuestro aire acondicionado, tenemos que considerar los metros cuadrados y la unidad térmica británica (BTU) del equipo que queramos comprar. La BTU hace referencia a la capacidad del equipo para extraer el calor en una hora. Es decir, a mayor cantidad de BTU, mejor capacidad de enfriamiento podrá ofrecer el equipo que tengamos.

Se puede hacer una estimación general para determinar el equipo de aire acondicionado ideal según BTU considerando 1-2 personas dentro de la habitación. La fórmula es la siguiente: Longitud x Ancho x Alto = la respuesta se divide entre 2.

A continuación, mostramos una tabla que sugiere la cantidad de metros cuadrados ideales de una habitación según BTU con su respectiva capacidad aproximada de tonelaje de calor extraído por hora.

Metros cuadrados

1-5 m2

16-25 m2

20-30 m2

30-40 m2

Unidad térmica británica

9000 BTU

12000 BTU

18000 BTU

24000 BTU

Toneladas por hora

1 tonelada

1 tonelada

1,5 toneladas

2 toneladas

Cabe recalcar que estas cantidades son aproximadas y dependerán de los patrones de temperatura en la región. También hay que considerar si el espacio donde se va a instalar el sistema de aire acondicionado está aislado o tiene fugas de ventilación. La orientación respecto al sol será a su vez un factor importante, ya que si el artefacto se encuentra en un espacio que está en contacto con el sol se necesitará un equipo de mayor capacidad o tamaño.

9.- Debemos cerrar las puertas de los espacios no usados

Si queremos climatizar específicamente el espacio en el que estamos, puede resultar lógico pensar que no es necesario dejar que el aire fresco entre en espacios que no estamos usando. Sin embargo, no es así, es recomendable mantener todos los espacios ventilados. Es decir, si los espacios contiguos tienen las puertas abiertas, esto ayudará al equilibrio de la distribución del aire, lo cual es saludable; y además también beneficiará a refrescar las habitaciones más rápido.

10.- El aire acondicionado solo enfría el aire

El aire acondicionado tiene la función de eliminar la humedad del aire. Si el equipo cuenta con un buen mantenimiento, es incluso capaz de mantener la humedad relativa del aire por debajo del 60%. Lo cual a la larga es beneficioso para nuestra salud ya que evitará la proliferación de moho. Esto no solo será positivo para nuestra salud, sino también para la estructura del hogar. Es por esta razón que un equipo de aire acondicionado no solo tiene la función de enfriar el aire.

11.- El uso de aire acondicionado aumenta las posibilidades de contagio COVID-19

Hay que aclarar que, como dijimos anteriormente, es de suma importancia darle mantenimiento al equipo de aire acondicionado para evitar la formación de moho o aparición de ácaros y bacterias.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para el uso de sistemas de climatización y ventilación con el fin de prevenir la expansión del COVID-19 nos dicta algunas recomendaciones a tomar en cuenta. A continuación, resumimos y enumeramos algunas de estas sugerencias.

Recomendaciones sobre el uso de sistemas de climatización para prevenir la expansión del COVID-19

  1. Renovar el aire: con un mínimo de 12,5 litros por segundo y ocupante.
  2. Climatizar el ambiente por horarios: en el trabajo, configurar para una potencia mayor en horario laboral y menor en horario fuera del de trabajo. Nunca a menos del 25% del caudal de aire nominal.
  3. Si nuestros equipos nos lo permiten eliminar o reducir la recirculación del aire.
  4. Se aconseja verificar posibles fugas en los recuperadores de placas y hacerle una inspección a los recuperadores de calor rotativos.
  5. No modificar la temperatura de consigna ni tampoco la de calefacción ni la de refrigeración.
  6. Se recomienda mantener los rangos de humedad relativa entre el 30% y el 70%
  7. En caso de contar con fancoils y splits inductores, se recomienda que estos funcionen de manera acompasada y solidaria con unidades exteriores. Esto será clave para filtrar el aire recirculado.
  8. Ante un caso positivo de COVID-19, se recomienda que el espacio donde la persona se haya encontrado permanezca en ventilación durante un mínimo de cuatro horas antes de un proceso de desinfección de la estancia y del equipo.

 

Ofrecido por Hogarsense.es