7 cosas que debes saber antes de comprar un aire acondicionado

Con la llegada del período estival nos llega la necesidad de tener nuestros hogares bien climatizados y contar con una temperatura confortable. Para ello, una de las mejores opciones con la que podemos contar es la compra de un equipo de aire acondicionado.

Y es que el mercado de equipos y soluciones de climatización sigue creciendo en nuestro país. Según datos de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC) se registró un incremento del 11,69% en el segmento residencial - doméstico.

Sin duda, toda una apuesta segura tras los cambios de la normativa y si, además, queremos contar con aire interior de calidad para una mayor salubridad y confort.  Eso sí, antes de decidirnos por un equipo de aire acondicionado es importante que tengamos en cuenta una serie de aspectos. Te lo contamos todo a continuación:

1. Características para elegir un buen aire acondicionado

Un aire acondicionado además de tener la potencia adecuada debe de contar con algunos extras técnicos para poder garantizar el confort y el bienestar. Como, por ejemplo, un termostato, diferentes velocidades y que las rejillas difusoras se puedan ajustas. Además, de que cuente con apagado automático del ventilador cuando el equipo detecte que no está enfriando. Así como, una buena accesibilidad y manejo sencillo de los filtros, para que su limpieza y mantenimiento sean sencillos. Sin olvidar, la opción de un filtro electrostático para aquellos miembros de la familia que sean alérgicos.

2. El tamaño de la estancia delimita la potencia

¿Sabías que la potencia del sistema de climatización debe estar en consonancia con el tamaño de la estancia? ¿Y que la potencia o capacidad de enfriamiento de un aire acondicionado se denomina frigorías? Y es que una estancia muy grande no podrá ser enfriada por un aparato con pocas frigorías. Así como, un aparato con muchas frigorías estaría desperdiciando potencia en una estancia pequeña. Por eso es más importante conocer la potencia que necesitan las estancias a climatizar que el propio tamaño de éstas. 

3. Lugar de instalación

No todas las estancias tienen las mismas necesidades de climatización. Por eso es aconsejable no solo tener claro el número de habitaciones, sino también su disposición. Ya que, dependiendo de ello, será un tipo u otro sistema de climatización más apto para nuestra casa. Por lo general, los sistemas de aire acondicionado suelen ponerse donde se va a pasar más tiempo, especialmente en habitaciones de uso común como dormitorios y salas.

4. Distancia de instalación (unidad exterior e interior)

A la hora de su instalación, no solo tenemos que tener en cuenta el lugar, sino también la distancia. ¿Sabías que cuanto mayor sea la distancia entre el aparato del interior y el del exterior menor será el rendimiento del sistema? Por ejemplo, en una instalación de 5 metros de separación, una de 10 metros supone una pérdida de rendimiento de entre un 3% y un 5%, y una de 15 metros, entre un 7% y un 10%. Además, no todos los fabricantes ofrecen las mismas posibilidades en cuanto a las distancias de instalación.

En lo que respecta a la unidad exterior, su localización es muy importante. Poder tener una ventilación adecuada es esencial. Por lo que, si se instala cerca de una pared, no debemos olvidar que debe quedar suficiente distancia para que el aire fluya con facilidad. Por eso, es preferible instalarlo en un lugar sombreado. ¿Por qué? La diferencia de temperatura de estar bajo la luz solar directa o estar en la sombra puede ser de 5 º C a 10 º C. Una diferencia que nos puede implicar hasta un 20% de exceso de consumo. En el caso de la unidad interior el aspecto que tenemos que priorizar es el ahorro energético. Aunque actualmente existen también equipos donde la estética juega un papel importante.

5. Tecnología inverter como solución eficiente

Contar con un sistema de aire acondicionado con tecnología inverter no solo maximiza la capacidad de refrigeración, sino que también la mantiene constante. ¿En qué nos favorece esto? Permite que no haya grandes cambios de temperatura, que aumente la eficiencia del aire acondicionado y que ganemos en confort.  En otras palabras, su función, no es otra, que regular la velocidad del compresor. Para que, sin llegar a parar, disminuya su velocidad hasta el mínimo necesario para mantener la temperatura deseada. Aquí tienes más información sobre la tecnología inverter.

6. Conocer el significado del ERR

Significa “Potencia frigorífica o Potencia eléctrica” consumida en refrigeración. El ERR mide la eficiencia de la unidad de aire acondicionado, que es más eficiente cuanto más alto sea el EER. Esto implica un menor coste de funcionamiento. ¿Sabías que los aparatos más eficientes suelen rondar los 13 EER?

7. Entender la etiqueta energética

La etiqueta energética es algo muy importante a la hora de elegir un buen sistema de aire acondicionado. En ella podrás ver, no solo, el producto, el modelo y características, como el nivel sonoro; sino también, la clasificación energética o la potencia refrigerante. 

Como ya hemos comentado anteriormente, la potencia del equipo viene determinada por las frigorías, y se determinan con relación a los metros cuadrados de la habitación donde vayas a colocar el aparato. Aunque adquieras un equipo más potente no significa que el gasto en consumo vaya a ser mayor, sino que alcanzará antes la temperatura que desees.

Para conocer las frigorías que necesitamos, solo hay que multiplicar el largo de la habitación, por el ancho y por la altura. El resultado (el volumen de la habitación, no su superficie), multiplícalo por 50. Esa es la cantidad aproximada de frigorías que necesitarías. También puedes consultar nuestro apartado dedicado al cálculo de frigorías.

Ofrecido por: Hogarsense