Agujero de la capa de ozono

Las sustancias químicas que contienen cloro (Cl), tales como los CFC y HCFC, se descomponen en la estratosfera. Al descomponerse, liberan cloro que reacciona con el ozono estratosférico provocando el agotamiento de la capa de ozono, lo que ha resultado en la formación del agujero en la capa de ozono.

Debido a este agotamiento, la Comunidad Europea publicó el Reglamento (CE) Nº 2037/2000 sobre sustancias que agotan la capa de ozono, donde se regula el uso de dichas sustancias. Entre ellas se encuentran la serie de clorofluorocarbonos (CFC), como los CFC 11, 12, 113, 114 y 115. Estos compuestos son utilizados, entre otras, en la industria frigorífica, aire acondicionado y refrigerantes. Estas industrias están regulando el uso de dichas sustancias de forma se sustituyan por otras que afecten menos a la capa de ozono, como los hidroclorofluoro-carbonados (HCFC) u otros que directamente no reaccionan con el ozono, como los hidrofluorocarbonados (HFC).